La Bajon : entre salopes